Finanzas personales: Cómo superar dificultades financieras

Creditos Y Prestamos Rapidos Con ASNEF

No es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita. Este refrán español es muy cierto, y es que en la actualidad gran parte de los problemas financieros personales vienen derivados de no haber sabido gestionar correctamente nuestras aspiraciones y deseos.

No tener mesura a la hora de comprar y pensar que el dinero llegará siempre de forma constante y además en la misma cuantía que lo ha hecho hasta el momento, es uno de los errores más comunes para tomar decisiones equivocadas en temas de dinero. Comprar cosas que implican endeudarse puede suponer que luego debido a los baibenes de la vida llegue un momento en el que no se puede devolver un préstamo, aunque se quiera hacerlo, cayendo automáticamente en una lista de morosos como el ASNEF. Le ha pasado a muchas personas y también empresas. Es fácil dejarse llevar cuando se contagia la alegría del gasto en las épocas de bonanza económica.

Sin embargo, a veces por un error en los pagos o por una disconformidad sobre estos, algunas empresas de telecomunicaciones o eléctricas meten a sus clientes en las listas de morosos del ASNEF, dificultando enormemente la posibilidad de conseguir un financiación bancaria. Afortunadamente existen empresas como WannaCash que permiten conseguir minicréditos con asnef pese a ser considerado un moroso. Ya que entienden que no necesariamente por estar en estar en una de estas listas tienes porqué ser un moroso, y ofrecen la posibilidad de obtener pequeñas cantidades de dinero de hasta 300 euros, a devolver máximo en 30 días, para financiar operaciones de urgencia donde pudieras tener una necesidad muy importante que cubrir.

Obviamente lo ideal en finanzas personales, es no tener que endeudarse para afrontar pequeños gastos, y disponer de un colchón financiero capaz de cubrir tus necesidades básicas e imprevistos. Cuanto más capacidad de ahorro dispongas, más grande podrás ir haciendo ese colchón pasando de ser un colchón de emergencia a una base de ahorros que te facilite años de independencia financiera en caso de que la cosa se tuerza en exceso. En concreto, lo mínimo que deberías mantener como colchón de emergencia serían 2 meses de tus gastos. Y lo ideal sería tener hasta 5 años de ahorros capaces de cubrir tus gastos.

Para llegar hasta ahí se necesita un método de ahorro y buenas prácticas a nivel gestión de gastos. A continuación os pongo un vídeo donde explican varios métodos para conseguir crear el hábito del ahorro e ir generando ese colchón de seguridad.

Sería ideal que un 20% de tus rentas mensuales las apartases en forma de ahorros personales para futuros gastos imprevistos o inversiones usando cualquiera de las metodologías arriba descritas. Pero tan importante como empezar ahorrar una parte de tus ingresos, resulta que consigas reducir los gastos que no sean fundamentales para sobrevivir o cumplir tus obligaciones. Ya que de no tapar los agujeros por los que escapa el dinero es difícil llegar a alcanzar una buena posición financiera. Esto requiere un análisis detallado de cuáles son las cosas en las que nos gastamos el dinero para a partir de ese momento empezar a ser más fríos y no tan alegres en cuanto a los gastos. Y finalmente quedaría aumentar las fuentes de ingresos actuales, ya que para alcanzar una posición realmente positiva en cuanto a finanzas personales la vía del ahorro del pasivo resulta extraordinariamente lenta. Siendo más atractiva la vía de la inversión en pequeños negocios o la obtención de trabajos cada vez mejor pagados que puedan aumentar las ganancias mensuales. De forma que manteniendo los gastos fijos mensuales, con un mayor ingreso, el balance entre los gastos y los ingresos refleje un saldo positivo mucho más favorable que permita afrontar la realidad desde otra perspectiva.

Esta es la forma probada en la que puedes afrontar los momentos de dificultades financieras en tu vida. Cualquier otra vía que no sea: aumentar ingresos, incrementar ahorros, reducir gastos y deuda no irá en la dirección adecuada. ¿A qué esperas para mejorar tus finanzas personales?

Escribe un comentario

*